Capitalismo y Pobreza

La evaluación de los costos del capitalismo y de sus recurrentes crisis puede ser enfocada de múltiples maneras: Medidas utilizadas con mucha frecuencia, tienen en cuenta, el desempleo, las ejecuciones hipotecarias, los recortes de salarios y de beneficios laborales, la inseguridad de los empleos y las reducciones en los servicios prestados por los gobiernos a nivel federal, estatal y local.

Los desgastes provocados por la crisis actual que finaliza ya su espantoso tercer año, son tan grandes, diversos y duraderos que nunca será posible una evaluación definitiva. Existen sin embargo otras maneras de evaluar los costos del capitalismo. Una entre las medidas de uso menos frecuente concierne a la pobreza: las consecuencias de que personas se vean obligadas a subsistir con un nivel de ingresos inferiores al monto [cualquiera sea este] que el gobierno utiliza para definir la pobreza.

Otro medida cuantitativa, también de uso poco frecuente, es la cantidad de personas que carecen de seguro de salud. El "US Census Bureau" [La Oficina del Censo de los Estados Unidos.] publicó el 16 de septiembre de 2010 estadísticas que nos permiten tomar en consideración estas dos últimas mediciones del costo de la disfuncionalidad del capitalismo en esta crisis durante sus dos primeros años.

La tasa de pobreza en los Estados Unidos aumentó entre 2008 y 2009 del 13,2 al 14,3 por ciento. Es decir, que mientras se arrojaron miles de millones a los bancos y a las corporaciones para programas de rescate y estímulo, unos 4 millones de estadounidenses pasaron a integrar las filas de los pobres.

Los golpeados por la pobreza en el 2010 totalizan unas 43,6 millones de personas, o sea, uno de cada siete de nuestros conciudadanos. En el 2009, el "US Census Bureau" calculó el umbral de la pobreza para una familia de cuatro personas en 21.756 dólares. En ese nivel de ingresos, los miembros de una familia de cuatro personas disponen cada uno de un total de 14 o 15 dólares por día para cubrir todas y cada una de sus necesidades.

Durante ese mismo año, las universidades y colegios de élite de los Estados Unidos facturaban a un estudiante estándar de cursos de pre-graduados más de 50.000 dólares en concepto de gastos de matrícula, alojamiento, comida y gastos básicos para un año académico de ocho meses.

Durante el ese mismo período, entre los años 2008 y 2009, cuando la cuestión de la "reforma" de la seguridad social era el "tema crucial" del Presidente y del Congreso, el número de estadounidenses que carecen de seguro de salud se incrementó en más de 4 millones, pasando de 46,3 millones a 50,7 millones de personas sin cobertura social.

Estas estadísticas atestiguan la intensificación de las divisiones sociales y explican al mismo tiempo la instauración de una mezcla de depresión y rabia. La creciente tensión social es un indicador de los futuros costos sociales de la crisis del capitalismo que habrá que añadir a los costos ya impuestos desde que se desató la crisis económica a fines del 2007.

Si tenemos en cuenta que durante la mayor parte del año 2009 pudimos observar en  la prensa titulares triunfalistas acerca de la "recuperación económica", nos vemos forzados de añadir a todos los costos de una economía disfuncional también los costos de una prensa acrítica.

 

Únete al movimiento con Democracy at Work: democracyatwork.info/esp

 

Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.

connect

get updates